La lucha de los pueblos indígenas del sudeste asiático

por sus derechos de propiedad intelectual colectivos

Este artículo es un extracto resumido del

Informe del Grupo Internacional sobre Derechos de las Minorías titulado

“Derechos de Propiedad Intelectual y Cultural de los Pueblos Indígenas y Tribales de Asia “[1]

Editado por Ajithaa Edirimane *

Traducido por Claudio Iglesias Darriba **

Las prácticas, las creencias y la filosofía que son únicas a cada cultura indígena, son parte de su propiedad intelectual de esos pueblos. Cuando los CC.TT.  son tomados de una comunidad indígena, la comunidad pierde el control sobre la forma en que se utiliza ese conocimiento. En muchos casos, este sistema de conocimiento se desarrolló durante siglos y está ligado con las costumbres de los pueblos indígenas, sus tradiciones, su tierra y sus recursos. Los pueblos indígenas tienen el derecho de proteger su propiedad intelectual, incluido el derecho a la protección contra el uso o la explotación inapropiados.

El patrimonio de los pueblos indígenas incluye:

• El lenguaje, el arte, la música, la danza, el canto y las ceremonias;

• Los conocimientos agrícolas, medicinales, técnicos y ecológicos y las prácticas;

• La espiritualidad, sitios sagrados y vestigios humanos ancestrales

• La documentación.

 

Algunas compañías de investigación farmacéutica están registrando patentes o reivindicando la propiedad de las plantas medicinales tradicionales, a pesar de que los pueblos indígenas han utilizado estas plantas durante generaciones. En muchos casos, estas empresas no reconocen la propiedad tradicional de los pueblos indígenas respecto de esos conocimientos y privan a los indígenas su participación justa en los beneficios económicos, médicos o sociales que se derivan de la utilización de sus CC.TT. o sus prácticas.

Respecto de Sri Lanka

Folclore y Cultura: Los Wanniyala-Aetto (seres de la selva) de Sri Lanka, son una raza indígena  en vías de rápida desaparición.[2] Ellos están siendo desplazadas debido a la tala de bosques para proyectos de cultivo y el desarrollo. El Movimiento Internacional contra Todas las Formas de Discriminación y Racismo (IMADR), una ONG, lucha en nombre de ellos. Pero muy poco se ha hecho por los sucesivos gobiernos para preservar su cultura o sus derechos de propiedad intelectual.

Bioprospección: Como en otras partes del mundo, los curanderos indígenas en Sri Lanka que, durante siglos, los medicamentos preparados de plantas silvestres y las flores se reunieron en los bosques tropicales del país para tratar una variedad de enfermedades. Las formulaciones antiguas del sistema de la medicina ayurveda se guardaban bien y se transmitían de una generación a otra en las familias que podían trazar su ascendencia por generaciones.

Feisal Samath[3] cita a la capacidad de un médico indígena en el norte de la ciudad-centro de Polonnaruwa para tratar a pacientes con problemas de corazón que de otro modo requerirían cirugía de bypass, que cuesta al menos 4.500 dólares EE.UU. en los hospitales en el país. Las empresas mundiales de drogas aprovechar esta antigua sabiduría Lanka, la extracción de productos químicos de las plantas locales y las patentes en el extranjero. La exportación de plantas medicinales o sus extractos está prohibido en Sri Lanka. Pero Samath informes que la biopiratería está floreciendo en el país. Samath enumera algunos de los recursos biológicos locales que han sido patentados en el extranjero. Una de ellas es la planta de Kothalahimbutu localmente (Salacil reticulata), que ayuda a controlar la diabetes. Los médicos de Ayurveda en Sri Lanka aconsejar a los pacientes diabéticos que toman agua que quedan toda la noche en tazas o jarras talladas en Kothalahimbutu, cuya producción se ha convertido en una industria artesanal en el país. Citando las cuentas locales de prensa, informes Samath que una compañía farmacéutica japonesa patentado un producto basado en esta planta a través de la Sociedad Americana de Química en 1997. (Kothala himbutu – reticulada Salacia: Patentes – Takama System Ltd. (Yamaguchi, Japón),  Patente de los EE.UU. Nº. 6.376.682) la planta de Weniwalgeta – utilizado como un remedio para la fiebre, la tos y los resfriados – también ha sido registrado por los fabricantes japoneses, europeos y de los estados Unidos.

Los medios de comunicación han jugado un papel importante en la exposición de la biopiratería en Sri Lanka. Dos casos de biopiratería en septiembre de 1997 se dieron a conocer ampliamente y dio lugar a un repentino interés en el tema entre los ecologistas y los científicos en el país. Un botánico universitario fue interceptado por la aduana del aeropuerto de Colombo intentando sacar clandestinamente del país extractos vegetales. En el mismo mes, los funcionarios de aduanas descubrieron un contenedor de Kothala Himbutu (alrededor de cuatro toneladas) que eran embarcadas con destino a una empresa del Japón, a través de una empresa de Sri Lanka controlada por aquella.

Como muestra el por encima no hay prácticamente ningún intento, en el plano internacional, para explorar alternativas a la actual sistema de propiedad intelectual como medio de proteger los conocimientos tradicionales. La carrera por el “oro verde” del sector privado sigue acelerándose la tendencia hacia los derechos de propiedad intelectual (DPI). Para el sector privado, la explotación de la biodiversidad requiere derechos de propiedad intelectual.

Intentos de proteger el conocimiento tradicional en Sri Lanka: Hay varias reglamentaciones formuladas para la protección de los CC.TT. y para prevenir la biopiratería, pero aún permanecen en la etapa de proyectos. Tales como, el proyecto de ley para la protección de nuevas variedades vegetales (2001) y el proyecto de ley de acceso a losCC.TT. relacionados con el uso de plantas medicinales(2000).

Comparación con el vecino más cercano de la India: Se encuentra en la India de que algunas de las luchas más importantes para proteger la biodiversidad están teniendo lugar. Desde hace más de 2000 años, las comunidades indígenas de la India han utilizado la savia del árbol Commiphora para bajar el nivel de colesterol en la sangre y tratar otras formas de esta enfermedad. Ahora, la patente (Patente No. 6436991) para el uso de dicho producto es propiedad de Sabinsa Corp, con sede en New Jersey, Estados Unidos. Se ha dicho que el extracto del árbol es un antioxidante que “tiene funciones quimiopreventivas del cáncer”. La invención patentada, por su parte, se refiere a una composición y método para productos extraídos de especies Commiphora para su uso en la prevención y el tratamiento del crecimiento celular y la proliferación anormal en la inflamación, neoplasias y enfermedades cardiovasculares.

Los pueblos indígenas de La India  y las ONG afines a ellos reclaman al gobierno una compensación por el intercambio de conocimientos sobre el cultivo, cuidado y manejo, utilización y transformación del árbol y su extracto, que la población local perfeccionado a lo largo de tantos años. Los pueblos indígenas de la India han contribuido mucho a la identificación, la conservación y el uso de plantas medicinales y seguirá haciéndolo, aunque ahora se resisten a esto.

¿Cómo los pueblos indígenas pueden proteger los conocimientos tradicionales?: las organizaciones de los pueblos indígenas necesitan mantenerse informados sobre los acontecimientos en el ámbito internacional y, al mismo tiempo, debe relacionarse estos hechos a lo que está ocurriendo sobre el terreno. Algunos grupos de los pueblos indígenas y organizaciones también evitar trabajar o participar con los gobiernos. Prefieren luchar por sus derechos fuera de los procesos gubernamentales. Es hora de reconsiderar esta posición. Las redes de los pueblos indígenas de las Naciones Unidas y globales no faltan en las declaraciones y convenciones internacionales, que, a pesar de sus defectos, puede llegar a ser la base para las políticas nacionales. Con estas declaraciones y convenciones internacionales como marcos de trabajo, los mismos pueblos indígenas, a nivel local y nacional, puede proponer mecanismos y políticas en materia de protección de recursos de su biodiversidad. Los pueblos indígenas, y sus partidarios de la sociedad civil, las iglesias y otros sectores también pueden diseñar mecanismos, en la aldea, a nivel nacional, regional y mundial, sobre cómo crear un enfoque más coherente. Los pueblos indígenas y sus redes deberían estudiar las anteriores declaraciones y otros documentos y convenios internacionales y recomendar mecanismos y estructuras a través del cual estas declaraciones pueden ser más eficaces.

Sistema sui generis. Otra posibilidad consiste en la adopción de formas sui generis de protección de la propiedad intelectual, específicamente diseñado para las variedades vegetales y razas animales. Las comunidades indígenas pueden hacer uso de certificados de inventor, que puede rechazar una compensación económica por completo en favor de los no monetarios, premios y no exclusivas de los acuerdos de licencia. Los gobiernos pueden ayudar a establecer los Certificados de Inventor mediante la legislación nacional no complicada, sólo tienen que notificar a la OMPI y el GATT de que esta legislación existe. Certificados de Inventor también pueden ser asignados a las comunidades indígenas con la misma flexibilidad que las invenciones importadas.

La Ley Modelo sobre Folclore. La Ley Modelo sobre Folclore, adoptada en 1985 por la UNESCO y la OMPI, proporciona a las comunidades indígenas de tres elementos singulares, que resultan especialmente apropiados para la protección de los productos y procesos biológicos. En primer lugar, las comunidades pueden ser los innovadores legalmente registrados,  puede actuar en nombre propio o ser representado por el Estado. En segundo lugar, las innovaciones de la comunidad no son necesariamente fijas  sino que pueden ser progresivas o evolutivas, y aun así estar protegidas por leyes de propiedad intelectual. Y, en tercer lugar, las comunidades pueden mantener el control exclusivo sobre sus innovaciones folclóricas, en tanto que la comunidad sigue innovando.

Renacimiento de la agricultura y los sistemas de medicina. El resurgimiento de los aspectos de la agricultura más tradicional y sistemas de medicina permitiría a las comunidades y los ciudadanos a ser más autosuficientes, reduciendo la dependencia de las corporaciones estatales y del control de las semillas y los medicamentos, entre otras cosas. Por supuesto, teniendo en cuenta las estructuras económicas y sociales, y las incursiones cada vez mayor de la economía global en la vida cotidiana, incluso de las comunidades remotas de, esta forma de resistencia es difícil. Sin embargo, hay movimientos importantes que han mantenido vivas sus posibilidades, por ejemplo la reactivación generalizada de los sistemas agrícolas biodiversos de la India y otras partes de Asia meridional y sudoriental.


* Ajithaa Edirimane es  abogada de Sri Lanka por la Universidad de Colombo, y  Máster en Derecho y Negocios (MLB) por la Facultad de Derecho Bucerius y la Facultad de Administración WHU-Otto Beisheim  de Alemania. En la actualidad, Ajithaa es la Oficial para Sri Lanka de la Organización de Desarrollo de Derecho Internacional (IDLO).

Email – ajithaa2001@yahoo.com

[1] Michael A. Bengwayan, ISBN 1 904584 02 0 Publicado en mayo de 2003.

[2] El conocimiento medicinal de los Wanniyo-Aetto (también conocido como Veddha) es limitado, no obstante, parece ser suficiente para su protección. Por ejemplo, aceite de serpiente pitón (Pimburu tel) un recurso local que se utiliza para curar heridas, y ha demostrado ser también muy eficaz en el tratamiento de las fracturas, cortes profundos y otros casos. R. L Spittel, un conocido historiador de Sri Lanka hace un comentario detallado en su libro titulado “El último de los vedas” (1950) que se basa en sus aventuras y experiencias con tres generaciones de vedas. El libro trata de la pérdida progresiva del estilo de vida tradicional de los vedas y de su cultura.

[3] Corresponsal del periódico Asia Times.

English version (original): Link